Convertirse en un minimalista digital

Hiperconectados sin contactos... en estos tiempos especiales en los que confiamos más que nunca en nuestros dispositivos y tecnología, hablar del minimalismo digital o de la desconexión digital puede ser aterrador.

Ahora pasamos más de un tercio de nuestro tiempo despiertos en Internet y la interacción cara a cara se está convirtiendo en la excepción.

Es una excelente oportunidad para que nos detengamos a pensar en las siguientes preguntas:

¿Cómo podemos tomar lo mejor de la tecnología sin que se lleve lo mejor de nosotros? ¿Cómo podemos repensar y simplificar nuestras vidas digitales?
¿Cómo salimos de nuestra adicción a nuestros dispositivos digitales y volvemos a las actividades que nos entregan dopamina de forma natural?

¿Y si el minimalismo digital fuera una real alternativa a la hiperconexión incontrolable en la que parecemos condenados?

¿Qué es el minimalismo digital?

Ni una receta milagrosa ni un método infalible, el minimalismo digital es una filosofía que se cultiva: ser intencional en el uso de la tecnología.

Según Cal Newport, autor del libro “Digital Minimalism” :
"El minimalismo digital es una filosofía que te ayuda a preguntarte qué herramientas de comunicación digital (y los comportamientos que las rodean) aportan más valor a tu vida. Está motivado por la creencia de que eliminando intencionadamente y de forma permanente los residuos digitales de bajo valor, y optimizando el uso de las herramientas que realmente importan, se puede mejorar significativamente la vida".

Se trata de limpiar tu vida digital para usar justo lo que necesitas de la manera más eficiente posible.

Es preguntarse si una tecnología en particular - objeto conectado, red social, navegador, teléfono - añade o quita valor a la vida de uno.

"Todo debe hacerse tan sencillo como sea posible, pero no más simple.". – Albert Einstein

Aquí están los 6 consejos que me hubiera gustado recibir cuando me interesé por el minimalismo digital (e incluso antes):

1. Un poco de auto-reflexión

Al igual que las dietas rápidas y efectivas, las desintoxicaciones digitales no funcionan si no van acompañadas de una conciencia real.
Por eso es importante dedicar tiempo a preguntarse por qué uno quiere simplificar su vida digital.

Hazte estas preguntas y contesta sinceramente:

¿Qué aspectos de nuestras vidas son afectados por la tecnología?
¿Qué intentamos mejorar simplificando nuestra vida digital?
¿Qué queremos hacer con el tiempo que vamos a liberar?

Las respuestas a estas preguntas servirán de base para crear una estrategia propia para recuperar el control de la vida digital.

2. Paso a paso

No todos tenemos el mismo nivel de hiperconexión y relación con la tecnología. Lo importante es empezar con experiencias de desconexión realistas y apreciar plenamente los beneficios.
Si un día sin tu smartphone parece demasiado ambicioso, inténtalo por lo menos medio día.
Vive cada experiencia de desconexión en un estado de consciencia para que puedas sentir los cambios lo más intenso posible.

Haga la prueba y atrévete a separarte físicamente de tus dispositivos por períodos cada vez más largos.
Sentirás un puro soplo de aire fresco que te hace consciente del impacto de estos compañeros digitales en tu vida!

3. Nutrición digital

La analogía alimentaria, la nutrición digital, explica cómo podemos aplicar algunas de las mejores prácticas de alimentación y nutrición a la forma en que consumimos la tecnología de una manera más saludable.

  • Diversifica su fuente de alimentación digital
  • Compartir comidas sin una pantalla juntos
  • Cuidado con las consecuencias de los bocadillos digitales
  • Saber cuando estas lleno (para evitar la infobesidad)
  • Reducir su impacto ecológico mediante el consumo digital responsable

4. Multiplicar las experiencias totalmente desconectadas

No lleves a tus compañeros digitales contigo todo el tiempo. Participar en actividades desconectadas que disfrutes (y que te estimulen) es una parte esencial para desprenderte psicológicamente del trabajo.

 

Los pasatiempos desconectados no sólo te ayudan a sentirte recompensado (dopamina natural), sino que las investigaciones han demostrado que también pueden mejorar tu productividad, concentración y creatividad cuando vuelves al trabajo al día siguiente.

5. Descongestión digital: la gran limpieza

Para usar tus aparatos intencionalmente, nada es mejor que una limpieza a fondo.

El objetivo es eliminar o limpiar todo lo que no añade valor y optimizar lo que usamos regularmente.

Limpiar, borrar, ordenar (ordenador, smartphones, emails, navegadores...) :

  • He borrado todos los archivos, software o aplicaciones de los ladrones de tiempo que me dan poca o ninguna satisfacción.
  • He borrado todas las aplicaciones que tienen una versión web (Facebook, twitter, linkedin, Instagram...)

Haz que tus interfaces sean minimalistas (papel tapiz, pantalla de inicio, modo de pantalla completa)

  • He instalado la extensión Minimal que propone vivir una experiencia web minimalista y respeta nuestra atención. Ya no quiero más ir en Youtube desde mi ordenador sin esta extensión.
  • Una pantalla de inicio minimalista: Borré todas las aplicaciones de la página de inicio de mi smartphone excepto mis 4 aplicaciones favoritas. Puedo encontrar las otras aplicaciones desde el motor de búsqueda del smartphone.

6. Prevención

Una vez que se establece el nuevo contexto y se clasifica lo que es útil para ti y lo que no, es importante mitigar los efectos negativos de las plataformas y herramientas utilizadas.

  • Uso Inbox When Ready (gmail), pour minimiser les distractions et être plus efficace dans la gestion de ma boîte mail.
  • Uso la app Forest, qui récompense le monotasking (una tarea a la vez) haciendo crecer árboles virtuales e incluso en la realidad.
    Uso la función "No molestar" en todos los dispositivos, incluyendo el teléfono y el ordenador.
  • Mi teléfono está en silencio y en otra habitación durante los periodos de concentración. Los estudios han demostrado que ponerlo a una distancia física mejora la capacidad de concentración.
  • Cuando los necesito, pongo mis aparatos al revés sobre la mesa para no distraerme con los mensajes entrantes.

Hiperconectados pero conscientes

Si bien nos vemos obligados a aceptar que lo digital ocupa un lugar cada vez más importante en nuestras vidas (y más aún después del covid), es peligroso pensar que no hay alternativa a la hiperconexión excesiva.

El minimalismo digital es una filosofía que transforma nuestra relación con la tecnología y simplifica nuestras vidas haciendo las preguntas correctas.
No se trata de dar la espalda a las nuevas tecnologías, sino de encontrar el equilibrio correcto haciendo elecciones conscientes y asumidas.

En resumen, libre de pensar en cómo quieres experimentar las nuevas tecnologías: hay que posicionarse conscientemente!
Toma decisiones, prueba, ajusta hasta que encuentres el ritmo que te convenga.